Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Coincidencias imprescindibles

Cuando se habla de los acuerdos Dom-sum se asume que los mismos se circunscriben a darle forma a gustos comunes, porque la posibilidad misma de establecer un acuerdo presupone algo fundamental y no sé si tan corriente: la coincidencia de gustos.

Alguien podría suponer que una pareja D/s necesariamente comparte los mismos gustos en cuestiones D/s, lo cual es tan aventurado como asegurar que una pareja vainilla tiene idénticos gustos sexuales.

Las coincidencias en estos campos son especialmente complicadas porque no sólo se debe coincidir en el gusto por la “práctica” en sí, sino también se debe coincidir en la intensidad, en la frecuencia, en las circunstancias y en los lugares. Quizá a ambos les gusten los azotes, ¿pero con la misma intensidad, en la misma cantidad, en las mismas circunstancias y en los mismos lugares? Y éste es un punto en el cual no me parece que sea aplicable la palabra “adaptación” sino más bien la palabra “resignación” o “aceptación” dependiendo de la personalid…

Entradas más recientes

Sobre gustos…

Sentido común

Obediencia

Una hipótesis completamente verosímil

El poder real como condición imprescindible

Problemas humanos

Confusión generalizada

Otro rato de furia

Me fui al carajo

La voz de la experiencia