Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Escenas de la vida conyugal (I)

Mientras salía de la ducha observó como ella pintaba sus labios de color coral. Se preguntó por qué no se maquillaba en la habitación, pero recordó que la mente de las mujeres es casi siempre inescrutable y refrenó su comentario justo un instante antes de emitirlo. En menos de veinticinco minutos pasarían a recogerlos por lo cual el uso del espejo formaba parte del camino crítico. Como toda mujer que se precie, ella había desparramado una batería de cosméticos por todo el baño. Entre esa marabunta de frascos y potes, la espuma de afeitar y la Gilette aguardaban casi avergonzadas.
-Amor, me tengo que afeitar –Hazlo, a mí no me molesta – contestó ella con un tono entre risueño y sarcástico sin desviar un ápice su mirada del espejo -Si no estuviésemos tan apurados recibirías los azotes que te merecés – Si no hubieses mirado fútbol hasta último momento tendrías ese tiempo. Ella tenía razón por lo que él nuevamente optó por mantenerse callado.
La mujer llevaba puestas unas medias con ligas, …

Entradas más recientes

Hora de descanso

Tecnología de punta

El bar

Siempre hay una historia

Seguimos

La única verdad es la realidad

Coincidencias imprescindibles

Sobre gustos…

Sentido común

Obediencia