número equivocado (3)



Abrió su local con puntualidad suiza, acomodó dos o tres prendas bajo la luz de un foco de led y enseguida se dejó arrastar por una ola de pensamientos lujuriosos de los que ella misma no se hubiese creído capaz tan sólo un día antes. Pero a pesar de la excitación que le producía ser una especie de voyeur digital de una pareja sado, había algo en todo eso que no “cerraba” del todo.  Curiosamente lo primero que descartó fue la hipótesis de número equivocado. Pensó que mensajes como los que había recibido requieren invariablemente de una respuesta inmediata y en caso de no tenerla, el siguiente e ineludible paso es la llamada telefónica y eso no había sucedido. Tampoco le parecía verosímil la hipótesis del spam y mucho menos la de una broma de mal gusto. Descartó la primera porque ella tenía la costumbre de cambiar su número telefónico rigurosamente cada seis meses, y la segunda porque el nuevo número lo compartía solamente con un puñado personas, todas ellas intachables. De repente, le inquietó la idea que fuera la verdadera destinataria de esos mensajes.

Continuará…



Comentarios

Entradas populares de este blog

juego de adultos

hoy, a esta hora

¿Putas e histéricas?