Exactitud pantográfica


Yo no sé demasiado del mundo D/s, no voy a mentirles. Como ya alguna vez escribí, guardo las mentiras para cuando hacen falta, así que pueden creer en lo que les digo.

Como resultado de algunas incursiones (más virtuales que reales) que he realizado durante estos últimos meses y por lo que vengo leyendo desde hace bastante tiempo, pude ratificar, previa depuración de mentiras, exageraciones y delirios, que el mundo D/s replica con exactitud pantográfica ciertas situaciones del mundo convencional, léase: los hombres (Dominantes, sumisos, indefinidos, etc.) salen a la caza de las mujeres (Dóminas, sumisas, indefinidas, etc.) con el mismo desparpajo y desesperación que en el mundo vainilla, mientras que las mujeres (Dóminas, sumisas, indefinidas, etc.) del mundo D/s se hacen las estrechas (disculpen la vulgaridad) exactamente igual que las del mundo vainilla, cuando los hombres (Dominantes, sumisos , indefinidos, etc.) “le tiran los perros”.

Si uno lo piensa un poco, no es necesario haber incursionado real ni virtual para ratificar que las características de género están antes que las características sexuales, pero los que están afuera de este pequeño y selecto “barrio” tienden a crearse una realidad mental dónde existe una red jerárquica que se respeta con rigor militar. Bueno Ladies & Gentelmens, esa realidad existe sólo en la imaginación de los espectadores. Lo que sucede en la realidad D/s es un flirteo muy similar al de la realidad vainilla. ¿Por qué? Porque las mujeres D/s siguen siendo mujeres y los hombres D/s siguen siendo hombres, por lo tanto cada uno de los géneros mantiene las mañas desarrolladas desde que el hombre cazaba en las planicies y las mujeres los esperaban en sus cavernas . En resumidas cuentas, el levante D/s es igual al levante vainilla, las más lindas y los más lindos son los más requeridos y el poder del coño sigue mostrando su supremacía.
Como en cualquier negociación las de ganar las lleva el que tiene menos necesidades, y por lo tanto, hasta que cambie la genética, quienes tienen menos necesidades, o cuanto menos las disimulan mejor son las mujeres, por lo tanto son las que salen victoriosas e imponen las condiciones, independientemente del rol que su naturaleza les haya marcado.

Nos mantenemos en contacto.






Comentarios

Entradas populares