Un gran extravío




Según un estudio realizado por la Universidad de Montreal y publicado recientemente, la fantasía más común (actualmente) en las mujeres es la de ser sometidas por su pareja. Hasta ahí lo real. Lo demás son accesorios que adornan y alimentan a la fantasía original. Las cuerdas, el cuero y las muñequeras son a la fantasía D/s lo que la lencería es a la fantasía vainilla. La idea de supremacía del Dominante, de la entrega irrestricta de la sumisa y de la devoción absoluta de ella hacia él, son accesorios mentales de la fantasía D/s pero, al igual que los accesorios materiales, no son parte de la realidad como algunas personas pretenden hacer creer.

Es bastante normal en el ser humano perder el norte y en este caso en particular pareciera que se ha olvidado que la finalidad de toda esta movida es incrementar el erotismo de la pareja, sacando el sexo del dormitorio y extendiendo la sensualidad a todas las horas del día. Un marketinero diría que las prácticas D/s son una forma disruptiva de mejorar el sexo.

Igualmente, no deja de resulta curioso que se haya desarrollado una especie de fantasía lateral que para cierta gente ha suplido la finalidad original. Hay personas que parecen creer que el Dominante no es sólo uno de los players necesarios para una relación D/s, sino que es una especie de protector/guía de una mujer desvalida y poco capaz, la sumisa, sin el cuál esa pobre alma tendría una vida desgraciada. He leído que los dominantes deben guiar a su sumisa y alejarla de los malos hábitos, deben apuntalar sus debilidades y desarrollar sus fortalezas. Por ejemplo sé de un dominante que aconseja su sumisa que camine erguida y de otro que la obliga a ir a acostarse temprano. Las conversaciones entre esa gente explayándose en la manera en como educan a su sumisa resultan surrealistas. Este panorama, entre cómico y trágico, termina de completarse cuando aparecen sumisas que se alinean a ese extravío.

Al contrario de todo eso, hay personas que sí saben vivir de acuerdo a ese concepto. Personas que potencian su sexualidad a través de estas prácticas, sin ir más lejos la famosa Ama Blanca, una mujer que vive a la manera D/s, en forma natural y sin histerias.

Soy el primero en reconocer lo difícil que resulta mantenerse en la burbuja D/s para todos aquellos que no tenemos ese “cromosoma” tan definido, los sucesos cotidianos nos vuelven a la realidad una y otra vez, es por eso que considero imprescindible valerse de todos los recursos disponibles para mantener viva la fantasía. El problema es que hay ciertas personas que continúan con la actuación aunque el telón haya bajado. Personas que dan a entender que el dominante es un ser con ciertas aptitudes, aunque todos sabemos que para ser dominante el único requisito es decir que se es dominante. Como siempre, las sobreactuaciones ocultan falencias.

Y hablando de situaciones impostadas, recuerdo el film “la familia de mi novia” dónde Robert De Niro, que personificaba a un ex agente de la CIA o el FBI, continuaba con sus prácticas detectivescas con el novio de su hija (Ben Stiller). Varios gags de esa película estaban basados justamente en el ridículo de una persona que actúa de una manera extraña al contexto dónde se está desenvolviendo. Ese mismo ridículo es el que yo percibo en quienes insisten en mantener una puesta en escena D/S con las personas equivocadas, en el momento y el lugar equivocado.



Comentarios

  1. Ya sabes que comparto bastantes de tus opiniones, yo no veo la superioridad entre seres humanos fuera de un excitante juego. Pero si hay que jugar se juega en serio.
    Lo que no comparto para nada es lo de famosa jajajja. En todo caso famoseo clandestino, que además es muy divertido.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, hay que jugarlo en serio e interpretar el rol con todo lo que se tenga.
      Besos

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares