Sobre gustos…


Quizá se comience escribiendo para los demás pero es seguro que se termina escribiendo para uno mismo aunque desaparezcan todos los lectores. Es grato el compartir pero está lleno de obligaciones y finalmente uno se termina traicionando. Las personas queremos leer lo mismo que pensamos y eso no es posible. Además está la cuestión de la reciprocidad, tú me visitas y comentas, yo te visito y comento. No estoy en contra de eso, al contrario, lo veo como algo civilizado y de buen gusto pero ya bastantes obligaciones tengo para agregarles otras.

A mi me gustan los blogs dónde se relatan historias reales. Me aburren las ficciones y para filosofía barata está la mía y para “chulo” estoy yo. Por ejemplo me gusta el blog del Ama Blanca, la mujer es chula pero a la vez es autocrítica y muy divertida las más de las veces. Por ejemplo detesto el blog del ama que busca(ba) sumiso verdadero. Ese blog sí que es aburrido y la mujer sí que es insoportable. Se la pasa/ba hablando de los falsos sumisos, desconociendo la premisa básica de muchos hombres que es hacer lo que sea para “ponerla”. Bueno, allá ella.



Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Es paradójico que la mujer que escribe un blog dónde casi lo único que se encuentra son críticas a los demás, reaccione cuando se la critica. No me sorprende de nadie y menos de esta persona, pero no deja de molestarme comprobar una vez más este tipo de afecciones del espíritu.

    Dije “casi lo único”, porque lo que no son críticas hacia los demás son elogios a sí misma. En eso tampoco ahorra adjetivos. Parece que nadie le hubiese enseñado que no tiene sentido hablar bien de sí mismo, aunque uno sea el único que está dispuesto a hacerlo. Tanto es así, que si alguien tuviese que imaginarla de acuerdo a su propia descripción, obtendría una miss mundo, con la inteligencia de Einstein, el sex appeal de Sofía Loren y la calidad literaria de Shakespeare. Esas impresiones se desvanecerían apenas leídos dos párrafos de su blog.



    Es caso de esta señora representa, aunque en un grado exagerado, a muchas personas que poseen un grado de egocentrismo patológico. No soy psicólogo para arriesgar qué problema la ha llevado a este estado, sólo me remito a leer lo que escribe y cómo lo escribe. Alguien podrá decirme que seguramente se trata de una postura y no de un esteriotipo de personalidad, pero a mí me parece que es muy coherente con sus desvíos como para suponer que se trate de una mera actuación. Si así fuera habría que reconocerle un don para la actuación.



    Yo creo que el ego inhabilita la posibilidad de ser feliz, cuanto alguien más se obsesiona por su bienestar, ese bienestar se hace más esquivo. Se llegan a estados, como el del ejemplo, en que cualquier crítica por mínima que sea se considera un ataque terminal. Esa justamente es una característica del ego. El ego no soporta ser criticado, ignorado o menospreciado de cualquier manera, porque el polo de valoración del ególatra, paradójicamente, se coloca en el afuera.



    Seguramente esta señora leerá este comentario. Espero que la haga reflexionar, que no sea tarde para ella.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares